Corrupción en Perú

abril 22, 2019

El caso de corrupción en Odebrecht impacto en varios países latinoamericanos y ha tenido diversas repercusiones, el caso de corrupción y soborno en Perú es particular por las repercusiones que ha tenido con figuras importantes de la política lo que ha llevado a todo el país hacia una lucha contra la corrupción.

4 ex mandatarios peruanos han sido relacionados con el caso Odebrecht o Lava Jato, estos son Ollanta Humala, Fernando Kuczynski, Alejandro Toledo y el recién fallecido Alán García. La presión de los medios, la sociedad y el poder judicial de aquel país ha sido tanta que ya dos de esos cuatro ya han pisado la cárcel.

En resumen, después de la confesión por parte de la compañía brasileña, donde admitió que pago 32 millones dolares se han investigando a diversos mandatarios en Perú mostrando que el nivel de sobornos llego hasta los presidentes, es decir, había una corrupción total del poder político.

Se retoma este caso porque hace algunos días se suicido el ex-presidente Alán García, cuando iban a ingresar a su casa. Y esto es relevante ya que la presunción de inocencia siempre la tendrá porque no se realizaron las debidas investigaciones, sin embargo, ante la opinión pública hay diversas opiniones sobre el tema que valen la pena rescatar.

En un principio, la presión social y judicial en Perú ha logrado que la corrupción se empiece a atacar, en las organizaciones ahora es obligatorio tener un programa de Compliance y se vuelve un tema común la transparencia en el sector público y privado.

Sobre el primer punto podemos establecer que la sociedad tiene un papel activo en la presión social sobre actos de corrupción, que legitiman la voz del poder judicial, por ejemplo, hace poco se realizó un referendum que tuvo mucha participación ciudadana.

En el segundo punto anteriormente hemos hablado del Compliance en Perú y como ha tomado más fuerza con este tipo de casos, ahora las organizaciones buscan alinearse a las Mejores Prácticas Corporativas, por ejemplo, adquiriendo una Línea Ética.

Finalmente, la transparencia es un valor ética, esto quiere decir que hasta donde termine las regulaciones o las leyes no es suficiente para que un negocio prospere, además, hay que fomentar la protección al denunciante o quien proporcione datos para poder realizar las investigaciones.