¿Qué es el ambiente laboral?

enero 21, 2019

La sociedad se compone de diferentes elementos para poder funcionar, las organizaciones son pequeños espacios que representan esa sociedad y adquieren características de ella. Una de estas características es el ambiente, este se refiere a los comportamientos que se comparten entre los individuos, en las empresa e instituciones a esto se le denomina ambiente laboral.

Para poder evidenciar algo que parece invisible se utilizan signos o señales que demuestran su existencia, en este caso esos signos son las relaciones laborales, es decir, el comportamiento entre los colaboradores de la organización son lo que conforman el ambiente laboral.

Existen al menos cuatro tipos de ambiente laboral, estos son: autoritario, paternalista, consultivo y participativo. Cada uno tiene pros y contras en la conformación de una organización.

Por ejemplo, el primero permite establecer ordenes claras y niveles estratégicos definidos para que los trabajadores sean eficientes, este tipo de ambiente laboral es constante en niveles operativos de una organización o en industrias maquiladoras.

El siguiente tipo de ambiente laboral consiste en la confianza de una organización, es decir, existe cierto nivel de decisión y libertad para que los colaboradores comiencen a empoderarse de su empleo. En las pequeñas y medianas empresas que ofrecen servicios es común encontrar este tipo de ambiente.

Por otro lado, cuando existe un ambiente paternalista, existe confianza entre los empleados y los directivos, sin embargo, la comunicación es vertical y la proactividad no es bien recibida.

Finalmente, el ambiente participativo exige comunicación clara para tomar decisiones para que el ambiente sea armónico. Esto se logra cuando los empleados están alineados a los objetivos y a la filosofía.

Existen algunas buenas prácticas para mantener un buen ambiente laboral, por ejemplo: conociendo la opinión de los colaboradores, motivando a los diferentes equipos de trabajo, evitar el exceso de control, comunicando clara, directa y asertivamente los objetivos, evitando los favoritismos, así como, facilitar las condiciones de trabajo.