¿Qué Buenas Prácticas existen para combatir la corrupción?

El combate a la corrupción es una tarea de todos los días, aunque no es una batalla fácil, existen 5 Buenas Prácticas del Gobierno Corporativo que puedes llevar a cabo para reducirlo en la medida de lo posible y unirte a los objetivos trazados para 2030 por la Organización de las Naciones Unidas.

Estas Buenas Prácticas consisten en: desarrollo de programas y/o políticas; análisis de riesgos; liderazgo organizacional; vigilancia interna y un sistema de retribución.

Desarrollo de programas y/o políticas

Desde la influencia internacional están llegando tendencia en políticas, programas y códigos que toda organización debe implementar en su organización, entre ellos se encuentran:

  • Manuales de procedimientos.
  • Código de Ética y Conducta.
  • Línea Ética.
  • Capacitación en ética corporativa.
  • Políticas de protección de riesgos.
  • Organismos que fomenten la transparencia en la organización.

Es decir, todos estos programas buscan fomentar una cultura de integridad en las organizaciones para comenzar con un Buen Gobierno en las corporaciones de todo tipo, sin dejar de lado los intereses económicos, sino por el contrario, proteger a las organizaciones.

Análisis de riesgos

La corrupción se presenta en mayor o menor medida en las organizaciones, es decir, es un riesgo latente lo que implica que se debe hacer un análisis de cuales activos son los que están en riesgo, a través de, una auditoria externa. Además, se sugiere también estar en constante comunicación con los colaboradores y directivos fomentando un ambiente que permita reportar cualquier acto de corrupción.

Entre los riesgos que puede haber al no combatir la corrupción se encuentra la disolución de la organización y las sanciones penales a los directivos. Si se cuenta con un programa de integridad se puede evadir estas responsabilidad penales.

Liderazgo organizacional

Para que estas Buenas Prácticas se lleven lo mejor posible deben ser voluntad de la alta dirección de la organización para promover con el ejemplo las medidas y programas adoptados.

Este liderazgo debe mostrar que las medidas anticorrupción son aplicables para todos y que no hay nadie quien quede exento, es decir, una política de cero impunidad mostraría ese compromiso de la alta dirección.

Vigilancia interna

La implementación de una Línea Ética es parte fundamental de las Buenas Prácticas del Gobierno Corporativo, dicha línea debe contemplar: canales de reporte, capacitación ética, asesoría ética, una gestión eficiente, así como una campaña de concientización en la organización.

La función principal de esta línea ética es generar un ecosistema en la organización que lleve a cabo la vigilancia de las acciones de los involucrados, desde operativos, proveedores y directivos involucrados en la operación del negocio.

Sistema de retribución

Para finalizar, es necesario que para fomentar el uso de la Línea Ética y cumplimiento de programas y/o políticas se necesite un sistema que les retribuya algo a los denunciantes, desde inmunidades hasta reconocimientos en la organización.

Como parte del salario emocional, el reconocimiento a los colaboradores que reportan en la Línea Ética aumentará un ambiente saludable en el entorno interno de la organización.

En conclusión, estás 5 Buenas Prácticas son sugerencias aplicables para todo tipo de organización para unirse al combate de la corrupción y alinear sus operaciones para el bienestar de la sociedad.

¿Cómo ocurre la corrupción en las instituciones públicas?

La corrupción es un problema que afecta a todo tipo de organizaciones tanto públicas como privadas y una de las principales causas de la corrupción es la falta de ética, es decir, faltan normas o códigos de ética para regular el comportamiento, así como la correcta difusión de las intenciones de los directores para evitar cualquier acto de corrupción.

En esta ocasión hablaremos sobre el panorama en América Latina acerca de este grave problema y como afecta a las instituciones públicas en general, así como explicar cuáles serían buenas practicas para combatirlo al interior.

El combate a la corrupción en las instituciones públicas es uno de los objetivos que la Organización de las Naciones Unidas se propuso para erradicar rumbo al 2030, pero para lograrlo se necesita la cooperación internacional.

Las principales causas que llegan a generar corrupción en las Instituciones son: no hay rastreo en la atención al público, falta automatización en el proceso de la documentación oficial, exceso de complejidad en la administración documental y la falta de implementación de un sistema para vigilar el Código de Ética.

Entre las instituciones públicas que más se perciben como corruptas en América Latina, de acuerdo con Barómetro Global de la Corrupción, se encuentra la policía y los representantes electos. Por ejemplo, la mitad de la población mexicana que participó en esas encuestas asegura que los representantes electos y la policía son corruptos.

Otras instituciones públicas que se perciben como corruptas en América Latina son: gobiernos locales, el poder ejecutivo (Presidente / Primer ministro), jueces, burocratas y líderes religiosos. Esto nos indica que las instituciones fundamentales de una sociedad son en las que la sociedad no confía.

Es por ello que en EthicsGlobal hemos desarrollado 5 diferentes productos para combatir la corrupción, tanto en organizaciones públicas, como privadas. Estos productos en conjunto forman los programas de integridad y las líneas éticas para reportar cualquier acto de corrupción.

 

¿Código de Ética o Buenas Prácticas Corporativas?

En el mundo corporativo existen reglas que regulan la interacción entre las compañías y que aseguran su estabilidad, para generar confianza entre los colaboradores, debido a esto se implementaron las Buenas Prácticas Corporativas.

Antes de llegar a una definición, se necesita contexto. Las Buenas Prácticas Corporativas surgen del gobierno corporativo un movimiento surgido después de la gran depresión del 1929 y que busca regular las relaciones entre accionistas, dirección y administración de una compañía. Con el fin de evitar una crisis económica como la de aquel año.

Con la fundación de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), se inician a formalizar y profesionalizar las Buenas Prácticas Corporativas, entendidas como: funciones o actividades, con base en, acciones recomendadas que siguen la lógica del sentido común y ayudan en las actividades laborales.

Entonces, llegamos al punto de pregunta, ¿qué es mejor seguir el Código de Ética o las Buenas Prácticas Corporativas? Anteriormente, hemos mencionado para qué es y cómo se formaliza un código de ética, cabe mencionar que cada compañía tiene su propio código de ética, así como su propia filosofía (fuente del código de ética); mientras que, las Buenas Prácticas Corporativas son sugeridas por un organismo internacional y buscan regular la interacción entre las mismas.

¿Cuáles son las Buenas Prácticas Corporativas? Estas consisten en:

  1. Promover la equidad.
  2. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.
  3. Empoderar a los empleados.
  4. Desarrollar integralmente a los empleados.
  5. Transparencia.
  6. Valoración de los empleados tanto económicamente como socialmente.
  7. Implementar una línea ética
  8. Publicidad responsable
  9. Prevenir riesgos de salud y seguridad laboral.
  10. Eliminar el trabajo infantil y la violencia de género.

En conjunto con el Código de Ética y las Buenas Prácticas Corporativas, entonces son bases para el comportamiento de las compañía, es decir, sólo sugerencias basadas en el sentido común; ambas buscan regular el comportamiento interno y externo de las empresas e instituciones.

¿Cúal es el Código de Ética para la dirección?

Las organizaciones necesitan una dirección basada en las Mejores Prácticas Corporativas, es decir una dirección ética que guíe a su organización en la cultura interna y su código de ética.

Es por ello que existen 6 diferentes formas para gestionar, difundir y explicar como tales prácticas muestran entre los colaboradores el ejemplo que ellos deben seguir, ya que la dirección como cara y ejecutor de ordenes necesita mostrarse como un modelo para todos. Las Mejores Prácticas Corporativas consisten en:

APEGAMIENTO A LA LEGALIDAD

Este respeto debe proteger los derechos humanos y el orden en la organización, ya que el cumplimiento con las leyes genera la estabilidad económica que los colaboradores necesitan para comprometerse en la organización.

VALORES MORALES

Entre los que la dirección debe promover en sus acciones se encuentra la igualdad, diversidad y equidad. Además de, los valores institucionales la dirección de las organizaciones debe mostrar en cada decisión esos valores para mostrar la importancia y el uso de estos modos en la organización.

RESPONSABILIDAD SOCIAL

El impacto que tienen las organizaciones en su entorno social, económico, ambiental y político es inminente, no importando el tamaño de la organización, es por ello que las empresas e Instituciones deben tener planes que reduzcan el impacto negativo en dichas áreas. Por lo que, contar con departamentos de responsabilidad social será útil para evidenciar que la dirección de la organización tiene un compromiso total.

DEBIDA DILIGENCIA

Los conflictos de intereses representan un problema común en las organizaciones por esta razón, la debida diligencia de actividades muestra confianza en el equipo de trabajo, por el contrario cuando se concentran muchas actividades en pocos líderes de equipo se forma una opacidad para trabajar de manera eficaz.

APERTURA DE INFORMACIÓN

La información para toda organización es un activo que puede ser peligroso si no se transmite de manera ordenada y correcta, por este motivo la dirección debe tener procesos claros, límites en la transmisión y confianza en las demás áreas que dependan de esta información. La transparencia y la accesibilidad deben ser claras, a través de, políticas y reglas establecidas en el Código de Ética.

PROFESIONALISMO

Las líneas de la dirección deben ser claras y evitar en la manera de lo posible conflictos al interior de ellos, es decir, si existe alguna relación externa a los objetivos de la organización debe mantenerse neutra u objetiva para no afectar las operaciones o la gestión de los activos. El profesionalismo tiene como objetivo evitar acoso laboral o conflictos de interés.

 

En conclusión, las prácticas mencionadas deben estar plasmadas en el código de ética de la organización, así como en el comportamiento de los directores o jefes de área, ya que si no trascienden el ámbito teórico, no podrán obtener los beneficios.

¿Un Compliance Officer puede caer en conflicto de interés?

Cuando se implementa un programa de cumplimiento normativo o Compliance Program se necesita de un oficial para vigilar, asesorar e indagar dentro de la organización, a el le denominamos Compliance Officer.

En algunas empresas pequeñas, el Compliance Officer llega a ser el mismo director de la organización, esto puede generar un conflicto de interés para el Compliance Program. Otros casos en los que puede entrar en conflicto de interés es cuando la independencia del oficial tiene responsabilidades en la organización, además de las de su puesto como vigilante del programa de cumplimiento.

Es por ello, que el problema que enfrentan las organizaciones pequeñas al implementar su Compliance Program es seleccionar un perfil adecuado para que cumpla con las funciones de Compliance Officer, los código de Mejores Prácticas Corporativas indican que debe ser:

  • Empleados del negocio.
  • Tener una experiencia larga y buena reputación.
  • Contar con el estatus y la autoridad suficiente.

Este problema también surge cuando el Director de área jurídica es al mismo tiempo el Compliance Officer, por ejemplo la encuesta de PriceWaterhouseCoopers (PwC), muestra que el 48% de los oficiales de cumplimiento no tienen un independencia total de sus actividades, es decir, además de esa función cumple con otras de diferentes áreas, lo que implica un conflicto de interés.

Algunas razones por las que suceda estos acontecimientos son; los programas de cumplimiento aún no son comprendidos por todas las organizaciones, las funciones del Compliance Officer no son las mismas en todas la organizaciones ni se aplican de la misma manera, el conflicto de interés en una organización es común. Por estos motivos se debe buscar que dos funciones diferentes convivan en una sola persona para que sea efectivo.

En EthicsGlobal buscamos ofrecer esa independencia al Compliance Officer con las herramientas de nuestra plataforma digital para proteger el anonimato, evitar conflictos de interés, investigar con eficacia y evitar de riesgos penales.

Buenas Prácticas para remediar el conflicto de interés

Anteriormente se ha tratado de explicar las diversas maneras que hay para identificar y prevenir un conflicto de interés, en esta ocasión se plantearán las Mejores Prácticas Corporativas para resolver un conflicto de interés, ya que en algunas ocasiones cuando se resuelve de manera equivocada puede terminar en disgusto o se sienten engañadas.

La solución a este tipo de conflictos es la comunicación, y existen tres máximas que se pueden utilizar para solucionar estos conflictos, estas consisten en: Evita ambigüedades, Compromete a ambas partes y Evita un confrontación exhaustiva.

Evita ambigüedades

En el momento en que se haya reportado un conflicto de intereses en la línea ética, lo mejor es expresar abiertamente el conflicto y que toda propuesta de solución evite un conflicto de ambas partes.

Lo mejor es repetir de forma clara y expresa, las veces que sean necesarias con los involucrados, ya que en futuros casos eviten pensar en que han sido engañados o se les ha mentido.

Compromete a ambas partes

En algunos casos, alguno de los interlocutores puede no aceptar la propuesta para resolver el conflicto de intereses. Para ello la mejor práctica consiste en encontrar el punto medio que permita que ambas partes se sientan beneficiados y que todos estén satisfechos con el acuerdo.

Con estos compromisos realizados puedes acercar a ambas posturas y evitar futuras confrontaciones, de esta manera ambos estarán conciliando sus puntos de vista en futuros trabajos en conjunto.

Evita una confrontación exhaustiva

Depende del contexto y la situación puede llegar a suceder que ambas partes no puedan conciliar sus intereses, ya que cada uno, busca sostener su “verdad” por lo que en esos momentos la mejor práctica es evitar seguir con la discusión y disolver cualquier trato que involucre sus intereses.

A veces, es mejor no llegar a ningún acuerdo, ya que estos en lugar de subsanar la situación vuelve un conflicto más intenso. Es por ello que la mejor solución es dar a cada quien su lado y no confrontar más esa situación.

En conclusión, la comunicación como medio para solucionar conflictos de intereses al interior de la organización constituye el medio adecuado para solventarlos, siempre y cuando, ambas partes puedan llegar a dialogar.

 

¿Cómo te afecta el conflicto de interés?

El conflicto de interés se caracteriza por diferentes aspectos, pero tiene seis elementos en casi todos los casos que se tiene registro: abuso de poder, desinterés en la organización, deslealtad, beneficios personales, beneficios para un tercero y corrupción.

Por lo general, cuando un empleado se incorpora se le pide que se abstenga de sus intereses personales y financieros que sea contrarios a los de la organización. En el momento que algún empleado detecte un posible conflicto de interés, es necesario que sea reportado en la línea ética de su compañía.

Otro proceso para combatir un conflicto de interés es con una política, la idea principal de esta política es que tiene que evitar que cualquier empleado pueda contradecir el conflicto con la organización con la que colabora.

Entre las consecuencias que puede generar esta conducta no ética se encuentran esta el decrecimiento del salario, estrés laboral, bajas expectativas, reducción de la población activa, falta de fidelización del colaborador.

Los agentes que pueden producir un conflicto de interés en la organización son:

  • Dueño o Accionista: uno de sus motivos puede ser que al final busca la rentabilidad de su inversión.
  • Colaboradores: ya que ellos buscan estabilidad y una buena remuneración.
  • Clientes: estos porque tienen que satisfacer sus necesidades a un bajo costo.

Los conflictos de interés que se presentan en mayor número en las organizaciones son: socios que constituyen empresas para apoyar el negocio central, socios que constituyen empresas para que sean proveedores o clientes, socios que exigen privilegios en la organización, los socios con poder de votar en los balances económicos, votaciones con información privilegiada.

Debido a que, el conflicto de interés es un problema de corrupción el programa de compliance debe contemplar medidas, procesos y canales de comunicación para combatir cualquier tipo de conflicto de interés. Es por ello que EthicsGlobal proporciona las herramientas desde documentos para implementar una política hasta un software para la gestión de denuncias, basado en las Mejores Prácticas del Gobierno Corporativo.

Medidas preventivas del acoso laboral

El acoso laboral es la exposición sistemática a una variedad de acciones denigrantes, tales como, abuso, burla, exclusión que afecta a todo organización sin importar su tamaño, es por ello que en esta ocasión presentaremos algunas medidas preventivas contra el acoso laboral.

Las características que conforma el acoso laboral son:

  • Acosador; este puede ser una persona narcisista, apático y con baja autoestima. En las ocasiones que el acosador es un directivo, provoca un bajo rendimiento en su equipo de trabajo.
  • Acosado; son personas que destacan por su capacidad de razonamiento, algunos casos coinciden con el acosado en tanto que ambos tienen ansiedad, esto puede llevar a denunciar conductas que no son acoso laboral.
  • Contexto; los factores que promueven un ambiente proclive al acoso laboral, por ejemplo, falta de seguridad, no tiene poder para decidir y mucha carga de trabajo.

Entre las consecuencias que puede tener el acoso laboral está el estrés, insomnio, ansiedad o incluso depresión. También, los trabajadores que son testigos son afectados por la percepción de un ambiente laboral tóxico.

Para poder prevenirlo se pueden realizar diferentes medidas como mejorar el proceso de selección del personal, capacitar constantemente a los empleados de todo nivel sobre este problema, gestión correcta cuando se presente el acoso laboral, mejorar el clima laboral y detectar zonas de riesgo.

Con el fin de implementar estas medidas los programas de compliance contemplan una Línea Ética, que además de ser una línea de denuncias, contempla una alineación a las Mejores Prácticas del Gobierno Corporativo, asesoría personalizada, cursos presenciales y en línea sobre cultura ética corporativa, entre otras actividades.

Por ese motivo, EthicsGlobal promueve una cultura de integridad y cumplimiento entre organizaciones públicas y privadas para logra una mediación en los conflictos laborales como el acoso laboral. Mediante, una Línea Ética se reduce el número de victimas y acosadores, así como promover la autoconfianza y un buen estado de salud físico y mental de los colaboradores.

El acoso laboral es un riesgo para las organizaciones

Uno de los puntos que debe enfrentar el acosado en la organización es el miedo de reportar, debido a que, puede perder su trabajo, desprestigio laboral, un incremento exponencial del acoso laboral, entre otros.

Es por ello que las organizaciones para mejorar su clima laboral han decidido elaborar diferentes estrategias para que este tipo de conductas se reduzca. Una de estas estrategias es la implementación de un canal de denuncias operado por un tercero.

Entre las grandes empresas es común que existan estos canales, de manera tradicional, los canales de denuncias suelen ser líneas telefónicas o correos electrónicos; estos métodos de comunicación no generan confianza entre los colaboradores, por lo que se deben implementar nuevos canales y formas de comunicación más eficientes.

Los canales de denuncia, generalmente se encuentran en un contexto más cercano a los programas de anticorrupción o de prevención de riesgos penales, sin embargo, el acoso laboral también representa un riesgo para las organizaciones.

El acoso laboral disminuye la productividad, aumenta la rotación de personal y fomenta otras conductas no éticas como el fraude y la corrupción. Es por ello que prevenir y combatir el acoso laboral también es un elemento fundamental en la cultura del compliance.

Por lo tanto, cobra la misma relevancia tanto combatir la corrupción como prevenir el acoso laboral. Existen tres riesgos latentes cuando se presenta esta conducta no ética, el primero es la imagen de la marca, el segundo es el abuso psicológico y el tercero es la rotación de personal.

Debido a que, el miedo es la principal causa por la que no utilizan los canales de denuncia, la primer forma para combatir eso es utilizar un medio operado por una tercera compañía para evitar conflictos de interés y proteger al denunciante contra cualquier represalia.

En consecuencia, EthicsGlobal no solo tiene un software especializado en la detección de fraudes y corrupción, sino también en la mejora del clima laboral y de la imagen corporativa.

¿Cuáles son las consecuencias de un mal clima laboral?

El clima laboral es producto de las relaciones y comportamientos de los colaboradores, pero ¿qué ocurre cuando es un mal clima laboral?. Primero un clima laboral bueno tiene satisfacción, adaptación, sentimiento de pertenencia, actitud positiva, ideas creativa y baja rotación.

Por otro lado, un mal clima laboral es aquel que tiene alta rotación, baja productividad, impuntualidad, actitudes negativas, incumplimiento de los objetivos y ausentismo. Estos síntomas son frecuentes en aquellos climas labores insanos.

En este artículo exploraremos causas y formas de prevenirlo, entre las principales causas se encuentra la fricción entre compañeros, sentimiento de minusvaloración, mala remuneración y estrés.

La fricción entre los compañeros se considera como el enfrentamiento de los compañeros de trabajo, esto puede ser chismes, filtraciones de información, agresiones verbales o físicas, así como rivalidad en el puesto o las áreas. Esta causa es derivada de la falta de sentimiento de pertenencia a un equipo, por lo que fomentar una cultura integral prevendría estos enfrentamientos.

La segunda causa consiste en que el colaborador no se siente valorado en su empleo, en muchos casos este sentimiento es consecuencia de estar muchos años en la compañía y no recibir ninguna retribución. Las retribuciones no necesariamente tienen que ser económicas, cuando valoras a un empleado también reconoces que crece la organización.

En tercer lugar, la mala remuneración consiste en un desequilibrio entre el salario económico y el salario emocional, el primero es resultado de la producción del trabajador y de las finanzas de la organización, mientras el segundo, consiste en las posibilidades que se le da al colaborador como trabajar desde su casa, cursos que ofrecen o actividades que la organización promueve.

En último lugar, se encuentra el estrés, esta es una enfermedad y se considera como la más dañina para los trabajadores, debido a que desencadena depresión, ansiedad, males estomacales o incluso neurosis. La prevención del estrés consiste en dos partes, del lado de la organización debe proveer lo necesario para que se sienta a gusto con su labor el empleado, por parte del empleado debe buscar equilibrar su vida personal con su vida laboral.

Un mal clima laboral puede tener más factores que lo desencadenen, sin embargo, una de las mejores formas de prevenir es con una línea de denuncias que les permita a los empleados quejarse y que ninguna conducta, que este en contra del Código de Ética, quede impune.