Elementos que todo compliance debe tener

Hoy las empresas, a través de la implementación de sus programas de cumplimiento con enfoque de prevención, gestión y control de riesgos, deben promover la gestión transparente y responsable por parte de sus trabajadores, clientes y proveedores; teniendo en cuenta las nuevas obligaciones de los directores y altos ejecutivos, la responsabilidad administrativa de las personas jurídicas y los lineamientos nacionales e internacionales en materia de cumplimiento .

En este contexto, el Compliance tiene como finalidad no solo el cumplimiento normativo interno y externo de empresas a través de la gestión de estrategias corporativas que permitan evitar sanciones administrativas, civiles o incluso penales, así como generar una nueva cultura de hacer negocios basada en la integridad y la gestión responsable.

Los elementos esenciales en un programa de compliance efectivo persiguen alguno de sus tres objetivos primordiales: prevención, detección y corrección. Dentro de esos componentes se encuentran:

1. Políticas escritas y Código de Ética

Las políticas escritas contienen las expectativas del programa de cumplimiento. Por lo general se integran en el código de ética que incluye a todas las personas que trabajan en la organización o interactúan con ella.

2. Oficial de cumplimiento y supervisión

El oficial de cumplimiento debe ser un rol superior con un nivel apropiado de autonomía. La mejor práctica es que el oficial de cumplimiento informe directamente al Director General o al consejo de administración.

3. Formación

Los programas educativos son esenciales para crear una cultura de cumplimiento sólida y deben ser atendidos con la importancia que se merecen. Esta formación debe incluir capacitación en temas de cumplimiento general, fraude, discriminación y abuso. 

4. Línea de reportes y/o denuncias

Es fundamental contar con un canal que permita la notificación confidencial y anónima sobre problemas de cumplimiento. La organización puede publicitar información sobre la existencia, el funcionamiento y el objetivo de dichos canales para fomentar su uso.

5. Monitoreo, auditoría e informes internos

Es necesario realizar evaluaciones anuales profundas. Más allá de atender las áreas más críticas, deberían realizarse entrevistas a empleados clave para identificar riesgos específicos, así como analizar cualquier desafío de cumplimiento. Los resultados han de emplearse en el desarrollo de acciones correctivas y presentarse a la alta dirección y al consejo directivo. 

6. No represalias y no intimidación

Estos son elementos cruciales en un programa de compliance efectivo. Las personas no participan si temen perder sus empleos al informar posibles problemas. El oficial de cumplimiento debe asociarse con el área de recursos humanos para garantizar que las políticas de no represalias y no intimidación se cumplan estrictamente y ofrecer un ambiente propicio para la participación.

7. Investigaciones y soluciones

Las investigaciones deben ser realizadas por personas cualificadas y tener alcance para determinar el “quién”, “qué”, “cuándo”, y “cómo” del problema. Es muy importante que las investigaciones identifiquen la causa raíz, así como también descubrir y corregir áreas de vulnerabilidad del sistema. 

8. Políticas disciplinarias

Deben existir políticas disciplinarias claras para cualquier persona que haya participado en acciones ilegales o poco éticas. Las políticas deben aplicarse de manera consistente en todos los niveles y puestos, incluidos los empleados, los miembros de la junta y  proveedores. 

En EthicsGlobal creemos que para lograr salir adelante en estas situaciones es importante que las empresas cuenten con un programa de compliance y sobre todo una línea ética que les permita prevenir, detectar y combatir cualquier problema que surja dentro de la organización.

Indicadores de un buen clima laboral

Los indicadores del clima laboral nos permiten conocer el estado de salud de nuestra empresa e implementar las medidas más adecuadas para mejorar. El clima laboral de una empresa es el conjunto de condiciones ambientales, sociales y psicológicas en que se desarrolla el trabajo. Se trata de un factor que incide directamente sobre el nivel de satisfacción y productividad de nuestras plantillas, una de las razones por las que fomentar la calidad de este clima debería ser prioritario en la gestión de Recursos Humanos de cualquier empresa.

Un buen manejo de los principales indicadores del clima laboral nos permitirá averiguar si nuestros empleados están satisfechos con su salario, cómo son las relaciones entre colegas, si se están cometiendo abusos laborales y, en su caso, implementar las medidas de corrección y mejora más adecuadas para nuestras necesidades.

El clima organizacional se considera hoy en día un factor más importante incluso que la flexibilidad horaria, las oportunidades de desarrollo, la ubicación  y la buena salud financiera de la empresa . Asimismo, casi la mitad de los trabajadores  (41%) considera la posibilidad de disfrutar de un buen clima laboral como razón suficiente para permanecer en una empresa. He aquí la importancia que tiene medir y mejorar el clima laboral en nuestras organizaciones. 

Principales indicadores

Liderazgo

Un buen liderazgo provoca motivación, mejora el clima organizacional, reduce las ausencias y el malestar, mejora la competitividad de la empresa y su imagen tanto interior como exterior.

Relaciones entre compañeros

No solo hemos de tener en cuenta la capacidad de liderazgo y las relaciones entre jefes y empleados. Los indicadores del clima laboral entre las personas, es decir, las relaciones interpersonales entre compañeros de trabajo también influyen en el clima organizacional de una empresa y, en consecuencia, en su desempeño laboral.

Condiciones físicas del trabajo

Otro de los indicadores del clima laboral más importantes son las condiciones físicas del trabajo. Los factores ambientales influyen en nuestro desempeño laboral. Un lugar de trabajo acogedor y bien organizado nos ayudará a crear un equipo feliz, creativo y dedicado.

Compensación y reconocimiento 

En general, existen dos tipos de recompensas que nuestra organización puede utilizar para motivar a las personas y generar un buen desempeño:

  • Recompensas en dinero, normalmente en forma de incentivos o comisiones.
  • Recompensas en especie, normalmente en forma de productos, descuentos o regalos corporativos.

Oportunidades de desarrollo profesional 

Cuando un profesional ve que dentro de su empresa no va a escalar más, lo normal es que se plantee abandonar su puesto para poder progresar en su desarrollo profesional.

Igualdad de oportunidades

Para fomentar un ambiente laboral positivo, deberemos tratar equitativamente a todos nuestros empleados (independientemente de su género, raza o religión). Este es uno de los indicadores de clima laboral más inadvertido.

En EthicsGlobal creemos que la solución a este tema reside en la forma y el manejo de la organización hacia sus colaboradores, donde el sentido de pertenencia e integridad para la empresa esté compuesto por las buenas prácticas y reconocimiento hacia el trabajo de todos sus colaboradores, para evitar conflictos internos, pérdida de interés o motivación de parte de sus empleados, así como un alto porcentaje de rotación de personal.

Ética y plusvalía en tu organización

La ética empresarial tiene una influencia significativa en el mundo corporativo. No solo cambia la forma en que las empresas operan día a día, sino que también influye en la legislación sobre la regulación corporativa. Muchas empresas aprovechan la ética empresarial no sólo para mantenerse limpias desde una perspectiva legal, sino también para impulsar su imagen pública. Esto a la vez, infunde y garantiza la confianza entre los consumidores y los colaboradores. 

La idea moderna de la ética empresarial como un campo es relativamente nueva, pero la forma de llevar a cabo negocios éticamente ha sido ampliamente debatida desde que surgió el intercambio y la negociación. Lograr confiabilidad generalmente indica ser transparente y honesto.

La Clave

En primer lugar, mantiene a la empresa trabajando dentro de los límites de la ley, asegurando que no se cometan delitos contra sus empleados, clientes, consumidores en general y otras partes. Las organizaciones también pueden generar confianza entre la empresa y los consumidores. Si los consumidores sienten que se puede confiar en un negocio, es más probable que lo elijan sobre sus competidores. Algunas empresas optan por utilizar ciertos aspectos de la ética empresarial como una herramienta de marketing, especialmente si deciden destacar un problema social popular. Aprovechar sabiamente la ética empresarial puede dar como resultado un mayor valor de marca en general.

Ser un negocio ético también es muy atractivo para los inversionistas y accionistas. Es más probable que se invierta dinero en la empresa, ya que seguir las prácticas comerciales ética así como aprovecharlas adecuadamente, puede ser un camino hacia el éxito para muchas empresas. Seguir la ética empresarial también puede ser beneficioso para los empleados y las operaciones de la empresa. 

Atraer a los mejores talentos es significativamente más fácil para las empresas éticas. Los empleados no solo aprecian a un empleador con conciencia social, sino que también lo percibirán como el tipo de negocio que actuará en la mejora de sus intereses. Esto produce empleados más dedicados y también puede reducir los costes de reclutamiento.

En EthicsGlobal creemos que la ética es un elemento fundamental que debe ir directamente relacionado con cada organización, así como con cada una de sus partes, implementar la ética en tu empresa y ponerla en práctica le dará un plus a tu organización por encima de las demás, obteniendo un mayor reconocimiento dentro del mercado y una mejor imagen corporativa. 

Código Penal en México y Compliance

El tema de Compliance no es una tendencia pasajera para las organizaciones, podemos afirmar que el tema de cumplimiento llegó para quedarse por ser de gran importancia en la legislación de nuestro país. Si bien es cierto que hay libertad en los movimientos y negocios de las organizaciones, recordemos que esa libertad está enmarcada en las normas y leyes del Estado donde tienen operaciones nuestras organizaciones.

La función del Estado es mantener un orden, velar por que se cumpla la ley, las garantías y derechos de todos los miembros de la sociedad y asegurar que se cumplan las obligaciones y responsabilidades, y sancionar y penalizar cuando se viola la ley. El Código Penal, es el conjunto de normas jurídicas punitivas de un Estado y esto nos interesa como organizaciones para no incurrir en algún delito dentro de las operaciones internas y externas que pueden tener un alto costo a nivel corporativo.

En México, se visualiza un panorama complejo. Por un lado, el índice de la percepción de la corrupción en México, está valorado como de alto grado. Desafortunadamente en nuestro amado país latinoamericano, la corrupción está normalizada y se han cometido delitos en niveles elevados y graves. Por otro lado, el sistema legislativo es considerado como uno de los más completos, pero no se realizan denuncias, o si las hay, tienen que pasar por un largo proceso burocrático.

Compliance, tarea de todos

Por esa razón, es nuestra responsabilidad tomar las herramientas descritas en el Código Penal, en la cultura del Compliance corporativo y cambiar hábitos y cultura de la corrupción dentro de las organizaciones. Más que un eslogan político, o un discurso mercadológico, es necesario que tomemos en serio el tema de Compliance para el beneficio de la organización y de la sociedad en la que opera. 

El Compliance no es responsabilidad única del Estado o de la cultura de una sociedad, sino de las decisiones que se toman en una organización desde la Alta Dirección, el Oficial de Cumplimiento y de todos los colaboradores para no incurrir en alguna falta que perjudique directa o indirectamente a la sociedad.

Nuestra responsabilidad como ciudadanos mexicanos o residentes en México y pertenecientes a una institución, organización, pública, privada o sin fines de lucro es:

1) Fortalecer la cultura ética dentro de las organizaciones, así como procurar que nuestro comportamiento sea ético dentro y fuera del lugar de trabajo y no incurrir en delitos directamente o por complicidad.

2) Establecer una cultura de denuncia, transparencia, integridad y buena fe. Asegurar que se habiliten los canales de denuncia los cuales deben ser de confianza y operados por un tercero que garantice la imparcialidad. 

3) Procesar legalmente y de acuerdo al Código Penal, cuando sea cometido un delito o se haya violado los derechos y garantías de los individuos dentro de las organizaciones, para no perpetuar la impunidad del acto delictivo y así apoyar la violencia y crimen.

El alcance del Código Penal

Cabe mencionar que el Código Penal no es el único recurso que se tiene para sancionar las infracciones al Código de Ética. Ya que en él se mencionan los actos tipificados como delitos y las penas que les corresponden. Muchas veces las faltas al Código de Ética no son directamente delitos, como por ejemplo, ausentarse o falta injustificada al trabajo. Sin embargo, hay que conocer muy bien el Código Penal para conocer qué acciones sí incurren en delitos como lo son:

  1. Homicidio
  2. Abuso sexual
  3. Narcotráfico
  4. Corrupción
  5. Trata de personas
  6. Abuso de autoridad
  7. Enriquecimiento ilícito
  8. Falsificación de documentos
  9. Calumnia
  10. Robo
  11. Fraude
  12. Cohecho
  13. Terrorismo
  14. Delito de amenazas
  15. Coacción
  16. Espionaje
  17. Delitos fiscales: evasión fiscal, contrabando, falsificación de documentos, etc.

Con EthicsGlobal no tienes de qué preocuparte por cómo establecer una cultura ética en tu organización. Al contactar a un asesor, te mostrará los servicios que tu organización está buscando en Compliance y programas de Integridad. El Compliance no es tan complicado cuando vas acompañado de un experto. Acércate, te estamos esperando. 

Riesgos de un mal clima laboral

El secreto de la productividad y el éxito en una organización no se trata solamente de la inversión en tecnología o las campañas estratégicas de marketing. Así como los grandes descubrimientos no son únicamente hacia afuera, sino que existen también desde la profundidad de un organismo, el éxito de una organización se encuentra en las relaciones laborales que existen dentro.

Es por eso que en términos de productividad y valor agregado, los colaboradores y el clima laboral son nuestro capital más preciado. Si consideramos lo contrario, estaríamos exponiendo a la organización entera a riesgos que pueden ser muy costosos a largo plazo. Es por eso que este capital debe ser cuidado, porque a diferencia de los otros capitales, estamos hablando de la fuerza, creatividad y trascendencia humana. 

¿Son malos los riesgos?

Los riesgos son parte de las decisiones día a día. Un riesgo se define como la posibilidad que se produzca un contratiempo, daño o perjuicio contra algo o alguien. No podemos tener control sobre los riesgos. Por lo tanto, esperar que no haya riesgos en la vida corporativa no es posible, lo que sí podemos hacer es elegir qué riesgos mitigar o cuáles asumir y bajo qué costo. 

Ahora bien, sabemos que el clima laboral es un componente importante en la productividad de la organización porque la fuerza y empeño, o creatividad y motivación de una persona que colabora en ella es influida directamente por el ambiente laboral. Los seres humanos tenemos la capacidad de transmitir nuestras emociones, y la forma en cómo nos relacionamos ayuda a construir o destruir un ambiente de confianza.

Es por eso que el capital humano debe tener consideraciones desde la alta dirección y cuidado mediante las mejores prácticas corporativas. Es probable que muchas organizaciones razonen considerando que la rotación de personal no impacta su rendimiento, o  que la contratación por medio de un tercero no afecte la forma en cómo se desempeñan sus colaboradores.

Los riesgos de un mal clima laboral

Si se considera cómo nuestras acciones trascienden a la productividad, éxito y permanencia de la organización, entonces habría un cambio de hábitos en las operaciones corporativas. Cuando existe un ambiente basado en valores universales como la confianza, respeto, diálogo, tolerancia, solidaridad y un sentido muy fuerte de identidad, es muy probable que exista un mejor rendimiento, mayor productividad, surja la innovación y el crecimiento de manera natural. 

Cuando el medio es hostil y no genera confianza, hay temor, inseguridad, sentimiento de injusticia, generalmente hallamos factores como autoritarismo, acoso, violencia y corrupción, represalias, alta demanda de perfeccionismo, sobrecarga de trabajo y ausentismo. En este clima laboral, lo más seguro es que se presenten estos riesgos: 

  1. Bajo rendimiento y productividad. Ya sea que el personal desista y renuncie o que permanezca, tendrá afectaciones en su rendimiento diario, latencia en la creatividad, preferencia a faltar, lo que afecta directamente en la productividad de la organización.
  1. Enfermedades y afecciones físicas. Los malos ambientes laborales, enferman y afectan directa e indirectamente la salud física y psicológica de los colaboradores. Esto tiene afectaciones no sólo en el área de trabajo sino en sus otras funciones como la familia y la sociedad.
  1. Competencias desleales internas. La desconfianza genera que no se pueda trabajar en equipo, la corrupción fortalece la desunión y divide la organización en búsqueda de beneficio personal, lo que desvía de objetivos en conjunto y la razón de ser de la organización. 
  1. Mala imagen corporativa. La imagen que proyecta la organización es vital para su permanencia en la sociedad y en el mercado. Una mala reputación entre los clientes por un mal servicio o calidad del ambiente laboral puede alejar a otros grupos como: proveedores, inversionistas, socios, potenciales colaboradores, etc. 

En EthicsGlobal trabajamos para que el mal clima laboral disminuya en la cultura organizacional actual. Los modelos de trabajo deben mirar hacia las mejores prácticas corporativas, lo que influye directamente en el clima laboral, así como en la productividad y rendimiento en todos los niveles. Te invitamos a conocer cómo nuestros servicios pueden beneficiar a tu organización comenzando hoy. 

Clima laboral, ¿Cómo lo beneficia una línea ética?

¿Qué tal el clima?

El clima laboral es una combinación de diferentes factores que se desarrollan en tu día a día en el espacio de trabajo. Así como el clima meteorológico es un factor importante para determinar el tiempo y curso de un vuelo de avión, el clima laboral determina el curso de la entrega de un proyecto, la productividad de tu empresa o el resultado del lanzamiento de una campaña. 

El clima laboral no siempre es estático pues depende de factores que están en constante cambio por ejemplo: factores físicos como la seguridad operacional, contar con las herramientas pertinentes, la limpieza, el espacio y el clima. Por otro lado, están los factores psico-sociales como son: el contexto familiar, de transporte y vialidad y el trato entre compañeros colaboradores y jefes inmediatos. 

Las relaciones humanas mejoran el clima

Los seres humanos somos de los seres más complejos en el planeta tierra y somos relacionales por excelencia. La fuerza y calidad de las relaciones impacta de manera significativa en los espacios de trabajo, de esta manera, el trato con los compañeros de trabajo afecta positivamente o negativamente en los resultados de equipo dentro de las organizaciones.

Parece evidente saber dónde está el problema cuando planteamos escenarios como: jefes autoritarios, compañeros acosadores, competitividad destructiva entre compañeros, chismes, tergiversación de la información, conflictos de interés, relaciones amorosas dentro de la organización, entre otras. Sin embargo, muchas veces al mirar nuestro entorno, la cuestión se torna compleja, y no tan sencilla de resolver. 

La barrera de la cultura y los beneficios de una Línea Ética

La cultura es el paradigma o los anteojos por los que vemos e interpretamos la realidad. Muchas veces el comportamiento dentro de nuestras organizaciones se basa en lo que hemos aprendido culturalmente de la sociedad y está basada en la moral personal. ¡Es en este punto por el que la cultura ética de una organización resulta tan relevante! Porque el Código de Ética y Conducta guían a cada miembro de la organización a comportarse de manera que mejore el clima laboral y se mantenga estable. 

El Código de Ética es una herramienta que al combinarse con la Línea Ética, puede traer múltiples beneficios al clima laboral, ya que funcionan como la nube de frescura al estar debajo de un sol apabullante, o la calma que necesitamos dentro de una gran tormenta. El Código de Ética ayuda a encontrar cómo nos comportamos con la camiseta de la organización y la Línea Ética nos empodera para alzar la voz cuando las cosas no están yendo como se espera. 

Dentro de un ambiente laboral saludable es evidente que se hace hincapié en entender y llevar a cabo el Código de conducta y ética de una organización, en acciones sencillas y concretas. Así, las oportunidades de crecimiento se multiplican para todos los miembros dentro del área. Las mejores prácticas corporativas siempre traen una transformación del entorno laboral de la que no queremos perdernos de ser parte. 

Una vida corporativa saludable se construye día a día, y para ello es necesario el acompañamiento de expertos en la materia, con el expertise en clima laboral y su mejora a través de la Línea Ética. Puedes confiar en EthicsGlobal porque nos preocupamos por el pulso de cada uno de nuestros clientes con particularidades con diversas prioridades que atender. Queremos acompañarte, EthicsGlobal.

Ventajas de un canal tercerizado

Una línea ética tercerizada puede traer múltiples beneficios cuando de auditoría se trata, pero también en la aceptación interna de la organización puesto que proyecta más confianza, seguridad y transparencia. Si lo que estás buscando es poner en marcha una línea ética, no puedes perder de vista un detalle que hace la diferencia (¡Y vaya qué diferencia!), se trata de la operación de un proveedor externo.

A continuación enlistamos cinco puntos relevantes de por qué elegir una línea ética operada por un proveedor especializado en la materia y también, qué evitarás al elegir no tener una línea ética interna.

  1. Profesionalismo ético

Cuando operas una línea ética interna constantemente te encontrarás con el tiempo limitado para la gestión de denuncias, además que deberás invertir mucho en la capacitación de la profesionalización de tu equipo de trabajo, además del software o medios que utilizarás. En cambio, con un proveedor externo, podrás tener la confianza y seguridad del conocimiento, profesionalismo y experiencia que éste tiene en el campo, así como la gestión y tratamiento de la información. 

  1. Niveles de confianza

Seamos sinceros, cuando pensamos en denunciar, buscamos una figura de autoridad e imparcialidad en una institución u organismo. El hecho de conocer que hay una tercera parte implicada nos da tranquilidad puesto que esperamos que se dirija de manera imparcial. Cuando tenemos una línea ética interna, esta imagen se pierde, y puede aparecer cierta reticencia o escepticismo en cuanto a la transparencia y tratamiento de la información. Además, hay una alta probabilidad de no denunciar por miedo a la filtración de la información, que lleve a represalias y conflictos de interés.

  1. Calidad en la gestión de denuncias

El tiempo es un recurso valioso en las actividades del día. Gestionar con una línea interna absorbe el tiempo que podrías usar en una junta importante o en la toma de decisiones. Gestionar los reportes eficientemente es posible con un tercero que está dedicado exclusivamente a atender tus canales de denuncia en tiempo y forma con personal capacitado. No se nos olvide que cuando operas en otros países, no es posible estar disponible todo el día por la diferencia de zonas horarias o atender oportunamente en tantos idiomas de los países en los que opera la organización.

  1. Evitar potenciales conflictos de interés

Es muy común que si llega a manos de un supervisor (que a su vez es encargado de la gestión de la línea ética) un reporte que lo involucra directamente a él mismo, o a una persona cercana, entonces tenga la opción de “eliminarlo”. A través de un sistema tercerizado, se garantiza transparencia, en que todos los reportes serán escuchados y solucionados con base en los criterios de las mejores prácticas de investigación y resolución. Esto permite una fluida rendición de cuentas, para que no se propicie un abuso de poder.

  1. Protección de posibles represalias a los denunciantes

En este punto hay una gran diferencia entre el uso de una línea ética tercerizada y una línea interna. El tratamiento de la información al usar una línea de proveedores especializados es más cuidada y segura, que en una línea manejada por la organización. Una de estas ventajas se puede identificar en aquellos casos de información sensible o muy grave, en el que se busca que se proteja la información del denunciante y el denunciado. En cambio, en una línea interna los conflictos de interés son la gran tendencia frente a las situaciones de índole severa, lo que no asegura una función transparente y segura para ambas partes.

En EthicsGlobal hemos creado nuestro propio software para el Sistema de Gestión de Denuncias. La integridad y la transparencia son valores que nos identifican y se reflejan a través de todos nuestros procesos en la gestión de reportes. Además, capacitamos a tu organización en el uso de las mejores prácticas para la investigación y resolución de todos los reportes. La imagen de tu organización puede mejorar, sólo es necesario aprender y reaprender nuevas prácticas corporativas. Te invitamos a conocer nuestros servicios y los grandes beneficios de incorporar la ética corporativa.

Por qué tercerizar la línea ética

Los canales de denuncia en las empresas suponen grandes esfuerzos y disposición por parte de las altas gerencias en la búsqueda de una cultura que se encuentre en contra de la corrupción y pueda luchar contra ella desde sus diferentes ámbitos. 

Las líneas éticas son una gran herramienta para las empresas en cuanto al control y cumplimiento de lo ordenado por las normativas, además de aportar una forma segura para evitar que se presenten actos de corrupción que puedan afectar las finanzas de estas. Aun así, un mal manejo de estos canales de denuncia, así como realizar el servicio de manera interna  puede terminar siendo una actividad infructuosa por diferentes motivos.

1) Desconocimiento del objetivo y finalidad de la línea ética.

Los canales de denuncia dentro de una empresa son de gran ayuda, pero cuando a estos no se les da la importancia debida y/o no tienen la suficiente comunicación entre los miembros de la organización, no representarán los resultados que se esperan de la misma. Es muy importante que las compañías cumplan con procesos de comunicación internos para que todas las personas conozcan cuál es su objetivo, la manera de informar algo sospechoso y las investigaciones que estos datos deben generar para contrarrestar los hechos delictivos. 

Por esta razón, el desconocimiento sobre lo que implica la línea en una compañía es una problemática que se debe contemplar para su correcto funcionamiento, cuando las comunicaciones son efectivas desde los departamentos involucrados a toda la compañía, se mejora la comprensión del tema y se invita al uso de esta al momento de presentarse algún tipo de acción sospechosa.

2) Miedo a las consecuencias.

La mayoría de las personas tenemos conocimiento de causa sobre lo que implica el realizar una denuncia de alguna conducta indebida,  el miedo que se puede presentar por reportar información que va a generar una investigación sobre acciones dentro de una empresa se agrava cuando el sistema se gestiona de manera interna. 

Este miedo se identifica principalmente en el momento que una persona, se encuentre vinculada a la compañía y no haga uso de la línea ética porque la información que pueda ser entregada afecte a su persona o una persona en específico, ya que, llegado el caso, éste empleado o tercero pueda tomar represalias al momento de reconocer quien aportó los datos para investigar la conducta indebida y más aún si el sistema de denuncias es gestionado por la misma compañía.

Por este motivo, la seguridad, objetividad y responsabilidad del manejo de la información en la línea ética es indispensable para exponer la imagen de confiabilidad que necesariamente requiere, siendo de gran importancia el definir un tercero como canal de la denuncia para establecer la objetividad y la no filtración de la información. Por último, los miembros del equipo del área de cumplimiento deben comprender la responsabilidad que tienen con esta información y ser lo más éticos y profesionales para ejercer sus funciones.

3) Desconfianza en los resultados.

Ligado al punto anterior se encuentra la desconfianza hacia el canal de denuncia, el miedo puede afectar el proceso de denuncia al igual que la falta de confianza sobre los resultados que deben presentar las investigaciones que se lleven a cabo, aclarando que no se trata de que toda denuncia debe necesariamente terminar en una sanción, pues la verificación de los hechos dará las razones necesarias para continuar. Llegado el caso en el que se reporte alguna situación y esta sea verídica pero no se tomen las acciones correspondientes, plantea desconfianza en las funciones del área de control y cumplimiento, afectando la imagen y procesos de la organización. 

En EthicsGlobal creemos que la solución a esta problemática se encuentra contenida en la objetividad del manejo de la información y los resultados que se logren a raíz de las investigaciones, una constante capacitación y formación de las personas que son parte del área encargada para que las acciones que tome la empresa como organización cumplan con los estándares y normas de cumplimiento, así como tercerizar el sistema para que la información no sea empleada como medio para exponer, difamar o tomar represalias hacia alguien en específico.

¿Qué hacer para evitar ser contratado por negocios ilícitos?

Hoy es un día común en tu trabajo, aunque han tenido bastante carga de trabajo por las fechas. En ese momento, te llaman de parte de uno de tus supervisores. Al llegar al lugar acordado, te habla acerca del crecimiento que la organización ha tenido y que puede tener, al mismo tiempo, te solicita que informes como realizadas ciertas operaciones que no se llevaron a cabo, y que al final todo esto te beneficiará personalmente y a todos en cierta manera. En ese momento… ¿Qué haces tú?

Seamos realistas, alguna vez nos hemos encontrado con una situación similar en mayor o menor medida en la que se nos invita a ser parte de un negocio o trato que atenta contra el Código de Ética y/o contra la ley. En gran parte de nuestra cultura está normalizado que se toleren ciertos grados de corrupción o fraude con los argumentos de: “No pasa nada”, “Nadie se va a dar cuenta”, “Otros lo hacen, ¿por qué nosotros no?”, “Nos beneficia inmediatamente”, “Así siempre se han hecho las cosas aquí”. 

Sin embargo, los negocios ilícitos tienen un alto costo que “alguien” termina pagando, y generalmente no sólo es la Alta Dirección. La corrupción afecta directamente a la sociedad en tres términos: de bienestar, económica y políticamente, porque generalmente va ligada a otra actividad ilícita como lo es financiación de negocios ilegales, fraude, blanqueo de activos, tráfico de personas, narcotráfico, financiación de armamento, entre otras acciones. 

Los principios, clave del éxito

Evitar ser parte de negocios ilícitos es más sencillo de lo que parece. Así como se necesitan buenos cimientos para una estructura arquitectónica fuerte y duradera, los principios son la base que nos permite permanecer firmes ante cualquier situación, duda o adversidad. Bajo el principio de ganar-ganar en tu organización, se pueden evitar e identificar de manera oportuna los riesgos de las acciones que atentan contra la ética corporativa.

Es por esta razón que las organizaciones comprometidas con la ética plasman sus principios dentro de dos documentos donde se ha desarrollado una filosofía corporativa de transparencia e integridad: el Código de Ética y Conducta sus Políticas diversas, por ejemplo de no corrupción, no complicidad, no represalias, no discriminación, protección a los denunciantes de buena fe, entre otras, a las que cada colaborador tiene libre acceso de información.

La hora de la prueba

Podemos decir que tenemos principios porque los conocemos racionalmente, pero la hora de la verdad viene cuando se deben tomar decisiones. En esos momentos, que pueden ser tan fugaces, es donde se muestra sobre qué principios éticos nos regimos. El liderazgo de impacto reconoce que la diferencia entre el éxito y el fracaso radica en la buena toma de decisiones, y los principios éticos que permiten decidir entre lo bueno y lo mejor.

Un ejemplo de lo anterior, en un primer escenario se presenta una oportunidad de beneficio inmediato por medio de un negocio ilícito, con el latente riesgo de exponer a la organización. Como segundo escenario, está la oportunidad de beneficio que lleva más tiempo, esfuerzo y trabajo en transparencia, pero es más duradero y que además trae más recompensa liderazgo, prestigio y confianza. La relación costo beneficio es evidente: no todo lo que brilla es oro, y el oro falso se opaca con el tiempo.

Ganar-ganar al tomar decisiones

Las organizaciones que tienen éxito y perduran a través del tiempo son aquellas que tienen el principio ganar-ganar, es decir que se busca que entre las relaciones que se establecen haya un beneficio mutuo. La ética basada en el ganar-ganar busca que haya el mayor bien posible a la mayor parte posible. Para ello, en cualquier situación y cualquier posición laboral son útiles los siguientes tips: 

  • Reflexiona e infórmate: ¿De qué se trata toda esta situación? Tener el panorama ampliado y claro nos permite tomar decisiones acertadas.
  • Pregúntate: ¿Cuáles son las consecuencias para mañana, si realizas esta acción hoy? El principio es que cada acción tiene una consecuencia, que directa o indirectamente te afecta, además de afectar el ecosistema a tu alrededor. 
  • Denuncia: ¿Sabes de alguna situación que pone en riesgo la integridad de la organización? Es tu deber denunciar, de lo contrario, te conviertes en un cómplice de la acción y sus consecuencias. La línea ética es el mejor recurso para atender reportes y denuncias de carácter ético. 

La seguridad y la integridad son muy importantes en EthicsGlobal y estamos convencidos que es lo que buscas para tu organización, ya que permite un desarrollo sustentable y creciente. Acércate a conocer nuestra Plataforma para la Integridad y todo el ecosistema de servicios que añaden valor a tus negocios.

¿Cómo prevenir negocios ilícitos?

En América Latina están avanzando legislaciones más fuertes en contra de diversas actividades delictivas que involucran a las empresas en el lavado de activos. Muchas veces y sin saberlo, terceras personas como pueden ser clientes, proveedores de bienes o servicios, inversionistas, contratistas, entre otros, pueden utilizar a nuestras compañías para realizar operaciones financieras ilegales los cuales nos pueden costar multas, sanciones que pueden llegar a la cárcel y por supuesto, dañar la imagen personal de los directivos de la organización y la organización misma.

Las empresas latinoamericanas tienen una doble responsabilidad por mantener relaciones comerciales, financieras e inversiones con contrapartes en Estados Unidos y Europa que buscan prevenir y sancionar actos de corrupción y lavado de dinero constantemente. Las empresas deben dar ciertos pasos en materia de cumplimiento (compliance) para atender las recomendaciones de políticas de prevención que proponen las autoridades nacionales e internacionales. 

En temas de Cumplimiento 

Se debe contar con un oficial de cumplimiento (compliance officer) y/o con un equipo de apoyo externo, como consultores jurídicos especializados, en la materia es un requisito indispensable para prevenir que nuestra organización caiga en actos ilegales como puede ser soborno, fraudes, corrupción o lavado de activos por parte de criminales o políticos corruptos. Se recomienda ampliamente que estos equipos estén adscritos a la dirección o gerencia de la organización.

No solamente es importante la prevención, en caso de que suceda un acto delictivo, las autoridades judiciales de Estados Unidos y de la mayoría de los países de Latinoamérica toman en consideración los esfuerzos previos que haya tomado la empresa para evitar conductas delictivas por parte de la empresa, directivos y empleados. Entre las preguntas que hacen los fiscales y jueces durante las investigaciones y procesos judiciales es saber si la empresa contaba con un equipo profesional de cumplimiento, así como programas debidamente implementados.

Parte del trabajo que deben realizar los equipos de cumplimiento es estar permanentemente actualizados sobre las tendencias criminales de lavado de activos, corrupción y escándalos políticos, investigaciones por lavado de dinero, así como de los ciberdelitos. Los costos y consecuencias fiscales que este tipo de acciones le causan a las empresas son muy altos, debido a que no solo se trata de erradicar este tipo de conductas, sino también de limpiar los estragos que estas dejan en la empresa una vez cometidas.

En EthicsGlobal creemos que es de suma importancia el contar con un equipo de cumplimiento y prevención contra todo acto de corrupción, el riesgo es latente en todas las organizaciones, desde lo legal, operacional, ocupacional, financiero, laboral y de seguridad, estas situaciones impactan negativamente en su entorno y son un grave peligro para la imagen corporativa de tu marca. Si estás interesado en evitar y prevenir estas conductas dentro de tu organización acércate a nosotros.