Ética y conflicto de intereses

junio 29, 2018

Las organizaciones privadas y públicas han empezado a contemplar el cumplimiento y la ética dentro de sus planeas financieros, pero para poder adaptarlo a sus objetivos deben tener un Código de Ética o un código de conducta.

En estos códigos deben explicarse y definirse las diferentes categorías o casos posibles que existen en los conflictos de interés, entre ellas podemos señalar las más comunes: regalos, invitaciones, viajes, comisiones, honorarios, relaciones personales en el trabajo o intereses económicos.

¿Cómo podemos valorar éticamente el conflicto de intereses? Aunque puede haber opiniones que menosprecien el alcance de una conducta ilícita, como el conflicto de interés considerado como  inevitable en las organizaciones,  debemos de tomar en cuenta una valoración moral al respecto de las situaciones que se involucren.

Ante eso, afirmamos que el conflicto de intereses supone un daño a terceros, es por tanto, una herida a la justicia para con ellos. Cuando esto llega a ocurrir tanto empresas como instituciones tiene la responsabilidad de asumir la identificación y resolución de dichas situaciones.

Los conflictos de intereses son una conducta ilícita que lleva implícito uno de los temas más comunes en las organizaciones: la CORRUPCIÓN. Esto se debe porque  desvía las obligaciones de un colectivo hacia un interés privado.

De modo que dicha desviación de obligaciones está basada en la toma de decisiones, uno de las principales acciones que nos permiten enfrentar a los conflictos de intereses es seleccionar profesionales que tengan la competencia y la formación para tomar las decisiones correctas y poblar la organización con personal preparado y con ética laboral.

Así mismo, las principales medidas éticas que podemos tomar para evitar los conflictos intereses son: la separación o recursal de la persona que toma decisiones, cuando se ha involucrado en dicha conducta no ética; el abandono de intereses privados o divertiture y; la disclosure o declaración de intereses.

Cada una de las medidas anteriores, apuesta hacia la moral y ética de los integrantes de la organización. Tanto la moral como la ética en un organización mejoran la imagen corporativa, administran eficazmente los recursos e integran laboralmente a tus colaboradores.

En EthicsGlobal nos comprometemos a trabajar de la mano contigo para formar negocios éticos y conformar un Sistema de Integridad apegado a las buenas prácticas del gobierno corporativo que evite, disuada y prevenga los conflictos de interés en las organizaciones.